Los Recuerdos

Los recuerdos pueden confundirnos. Pueden causarnos muchas dudas. Pueden causarnos tropiezos. Pero ciertamente también se pueden ordenar lo suficiente como para sanar y tener la vida que usted quiere.

Preguntas y Dudas Normales

Puede ser que usted se pregunte:

  • ¿Puedo creer en mis recuerdos?
  • ¿Qué pasa si no estoy seguro de lo que sucedió?
  • ¿Cómo puedo manejar los recuerdos que tengo?

Estas preguntas y dudas sobre los recuerdos pueden obstaculizar la comprensión sobre lo que pasó, sobre como le ha afectado a usted y también pueden ser un obstáculo para que logre tener la vida que quiere.

Para ayudarle a aclarar las cosas, le ofrecemos a continuación información básica sobre la memoria humana y los recuerdos de experiencias estresantes o traumáticas.

La Memoria No es Como un DVD

Los cerebros no graban y vuelven a poner los hechos exactamente como sucedieron en el pasado.  Sino que, casi en cada caso, el recordar algo incluye un proceso de reconstrucción en el cerebro, lo cual significa que también se da cierta distorsión.

Sin embargo, esto no significa que los recuerdos sean “solamente construcciones” y que no se pueda confiar en ellos.

Las investigaciones recientes sugieren que en el cerebro, un sistema  graba lo que pasó y otro se encarga de la manera en que alguien le atribuye el significado a lo que pasó.  Otras investigaciones muestran que generalmente la gente recuerda lo esencial y los detalles centrales de las experiencias altamente estresantes.  Por ejemplo, alguien puede recordar quien era la otra persona y la naturaleza del acto, o actos, sexuales más perturbadores o excitantes (detalles centrales), pero no los muebles del cuarto donde esto ocurrió, ni los detalles de cada acto.

El hecho de que la memoria humana no sea como un DVD significa que es posible que los recuerdos no sean completamente exactos, y que cualquier recuerdo específico pueda ser una mezcla de hechos reales e imaginados (o parte de los hechos).

Por supuesto, la realidad es más compleja.  Una persona puede borrar de la mente o suprimir emociones y sensaciones perturbadoras.  Un niño puede enfocar su atención en una mancha en el techo, o imaginarse que está en un lugar totalmente distinto.  En esos casos, “los detalles centrales” de la experiencia para esa persona, en ese momento, serían detalles secundarios que, usualmente  ni siquiera entrarían en la memoria y podría ser que los detalles principales de los actos sexuales no se registren.

No Existe una Sola Cosa que sea “Memoria”

Los investigadores distinguen entre varios tipos de memoria.  Cuando hablamos de los recuerdos de experiencias sexuales no deseadas o abusivas, hay tres tipos clave de memoria en que se almacenan los recuerdos: memoria episódica,  memoria implícita y memoria de procedimiento. 

No se puede evitar que la memoria sea una cosa complicada.

Recuerdos episódicos son los que generalmente tenemos en la mente cuando pensamos en recordar algo que sucedió en nuestro pasado.  Son recuerdos de hechos, momentos y lugares específicos, que incluyen las emociones asociadas con ellos.  Son recuerdos que nosotros reconocemos como  recuerdos de hechos del pasado, por ejemplo, “Recuerdo cuando me subí a esa montaña rusa tan grande en  Great América.”

Los recuerdos episódicos pueden ser parciales o incompletos.  Una persona puede recordar solamente momentos o fragmentos breves de un hecho, o recordar imágenes visuales y sonidos pero no sentimientos, o puede recordar sentimientos y emociones pero no imágenes, etc.

No es raro  tener dichos recuerdos incompletos de las experiencias sexuales no deseadas o abusivas de la niñez.  Dichos recuerdos pueden confundir a una persona, y hacer que se cuestione sobre lo qué pasó, si algo realmente pasó, y si puede confiar en los recuerdos que tiene.

Como explicamos anteriormente, un recuerdo puede ser incompleto pero eso no significa necesariamente que los fragmentos no sean recuerdos de experiencias reales.  Sin embargo, se requiere tiempo para reflexionar sobre estas cosas, y también puede requerirse la ayuda de un terapeuta que entienda como se puede evitar la creación de recuerdos distorsionados.

Los recuerdos implícitos son recuerdos que contienen información sobre un evento o una experiencia en el pasado, pero no son reconocidos como si tuvieran algo que ver con ese evento o experiencia.  Generalmente estos recuerdos son fragmentos de sensaciones o emociones, que son provocados por experiencias que el cerebro asocia con las experiencias del pasado, pero aquí está el problema, no se reconoce la conexión.

Por ejemplo, alguien siente temor o rabia cuando una mujer mayor lo toca.  O pueden surgir imágenes perturbadoras y repentinas de violación cuando está realizando un acto sexual lleno de amor.    Cuando dichas experiencias suceden, pueden parecer muy extrañas y perturbadoras, hasta “irracionales” para quien las experimenta.  Puede pensar, “¿Qué está pasando conmigo?  ¿Estoy loco?”

Cuando dichas experiencias son recuerdos implícitos, lo que está pasando tiene mucho sentido  y definitivamente no son señales de demencia.  A veces el cerebro funciona así.  Finalmente, dichas experiencias pueden ser reconocidas como recuerdos incompletos que están conectados a las experiencias sexuales no deseadas o abusivas del pasado.

Sin embargo, puede ser que estos recuerdos implícitos sean muy perturbadores.  Además, a veces es imposible saber con certeza si dichas experiencias son o no recuerdos de experiencias pasadas.

Los recuerdos pueden ser reacciones “locas” o habituales.

Los recuerdos de procedimiento son recuerdos que indican como se hace algo.  Es importante recordar que es posible tener recuerdos de procedimiento basados en experiencias de las que uno no tiene recuerdos episódicos.  Por ejemplo, puede ser que un niño sepa como se realiza un acto sexual sin recordar (conscientemente) haberlo realizado en el pasado.

Sin embargo, la mayoría de los recuerdos de procedimiento son reacciones habituales a las sensaciones de haber sido dañado o traicionado (una vez más).  Muchas de las conductas y los pensamientos de autodefensa o auto-culpabilidad que la gente tiene, por ejemplo retirarse con miedo, arremeter contra alguien, o auto-criticarse, son repeticiones de reacciones de la niñez al hecho de haber sido explotado o dañado por otras personas, (no solo sexualmente, sino también física y emocionalmente.

Este tipo de recuerdos de procedimiento provocan muchos, (a lo mejor la mayoría), de los problemas que tenemos en nuestras relaciones.  Son “reacciones condicionadas” que están profundamente grabadas en nuestros cerebros, y es más probable que surjan cuando nos sintamos estresados o vulnerables. Aprender a reconocer estas reacciones y cortarlas de raíz es uno de los retos más grandes para convertirse en  un adulto sano, feliz y maduro.

Puede Ser que los Recuerdos Incompletos sean los Unicos que Usted Tiene

Algunas personas principalmente “recordarán” lo que pasó a través de pensamientos y conductas que impliquen revivir las reacciones a las experiencias que no puedan recordar plenamente como recuerdos episódicos.  Algunas personas simplemente sospecharán que tuvieron dichas experiencias debido a los recuerdos  incompletos, episódicos, implícitos y de procedimiento.

Es más probable que alguien tenga dichos  recuerdos confusos si las experiencias sexuales ocurrieron cuando la persona era muy joven (antes de la edad de 5 años), si de alguna manera fue drogada, o si estaba aterrorizada o se quedó como pasmada.  Estas condiciones pueden prevenir que las experiencias se codifiquen completamente en los sistemas del cerebro que apoyan los recuerdos episódicos.

Es comprensible que alguien se sienta intranquilo por tener recuerdos limitados de las experiencias pasadas que potencialmente pudieron haber cambiado su vida profundamente. Y puede ser difícil aceptar que posiblemente nunca sabrá más sobre dichas experiencias.  Sin embargo, por muchas razones, generalmente no es una buena idea buscar la comprensión y sanación a través de la “recuperación” de los recuerdos.  (Para conseguir más información, – esta información solo está disponible en inglés – vea Personal Concerns and Questions About Your Memories? en la página web de un ex miembro de nuestra junta consultiva, el Dr. Jim Hopper, sobre los recuerdos recuperados.)

Reflexiones Finales

  • La memoria humana no es sencilla, ni simple.  Es compleja y complicada.
  • Hay muchas maneras en que los recuerdos sobre las experiencias sexuales no deseadas o abusivas pueden ser incompletas, no reconocidas como recuerdos, y pueden causar confusión, dudas y problemas en sus relaciones actuales.
  • Existen terapeutas experimentados que pueden ayudar a los hombres a reflexionar sobre estos asuntos.