La Terapia de Exposición Prolongada

La Terapia de Exposición Prolongada (PE por sus siglas en inglés) es, junto con (la siguiente información solamente está disponible en inglés)  EMDR, otro tratamiento investigado para tratar el Trastorno de Estrés Postraumático, y está muy establecido en el campo académico.  (Por supuesto, esto no garantiza que sea el mejor método para cada persona, y lo mismo pasa con (la siguiente información solamente está disponible en inglés)  EMDR y cualquier otro tratamiento cuando hablamos de personas únicas y no de grupos de participantes en un estudio.)   

La teoría detrás de PE es el Modelo de Procesamiento Emocional de Edna Foa y Michael Kozak. Estos autores han presentado este modelo en varios artículos importantes y conocidos, entre ellos están: (la siguiente información solamente está disponible en inglés)

  • Foa, E.B., & Kozak, M.J. (1986). Emotional processing of fear: Exposure to corrective information. Psychological Bulletin, 99, 20–35.
  • Foa, E.B., & Kozak, M.J. (1998). Clinical applications of bioinformational theory: Understanding anxiety and its treatment. Behavior Therapy, 29, 675– 690.

Estos artículos son largos y bastante técnicos, pero algunas personas los han considerado útiles.  La teoría se puede resumir de la siguiente manera:  

  • Las personas que sufren desórdenes de ansiedad, entre ellos el Trastorno del Estrés Postraumático (PTSD por sus siglas en inglés), sufren de “estructuras del miedo” patológicas en sus “redes de memoria.”  
  • Las estructuras del miedo son redes de información que proveen un programa para detectar y escapar de las amenazas.  Estas estructuras contienen información sobre los estímulos asociados con la situación que da miedo (por ejemplo, rostros amenazantes, imágenes sexuales) y las reacciones a ella (por ejemplo reacciones fisiológicas de miedo, conductas de escape), además de información sobre la relación entre estas reacciones.   
  • Las estructuras patológicas del miedo abarcan elementos de reacciones extremas (por ejemplo un corazón palpitante, un cuerpo temblando), expectativas no realistas sobre la probabilidad de daño (por ejemplo, está convencido que sufrirá algún daño en situaciones que son muy seguras pero que tienen uno o dos aspectos que le hacen recordar el primer abuso), y resistencia a cambiar aún ante información contradictoria (por ejemplo, experiencias repetidas en que la gente se enoja pero no se vuelve violenta).    
  • La estructura del miedo en PTSD es grande y puede captar todo tipo de estímulos que hacen que la persona recuerde el trauma original.  Esta estructura del miedo está activada continuamente pero no completamente, de tal manera que las personas que tienen PTSD, debido al abuso durante su niñez, se alteran con los recuerdos de su trauma.  Inmediatamente recurren a conductas para escapar y evitar lo que está pasando, y por lo tanto no se dan cuenta que esos recuerdos por si mismos no son peligrosos en ese momento.
  • La meta del tratamiento es modificar la estructura patológica del miedo.  Esto se logra ayudando a los clientes a experimentar los aspectos estimulantes del trauma original en un ambiente seguro, experimentándolos plenamente para que se den cuenta de que los recuerdos del trauma (sin incluir las situaciones que son realmente peligrosas) no son peligrosos y no es necesario reaccionar con mucho miedo, ni tratar de escapar de ellos o evitarlos.  De esta manera, es posible incorporar la “información rectificada” a la estructura del miedo (por ejemplo, aún cuando recuerdo el trauma me siento seguro.  El simple hecho de tener un recuerdo no significa que lo que pasó esté  sucediendo de nuevo).  
  • Para que sea efectivo el tratamiento tiene que activarse completamente la estructura del miedo, y tiene que proporcionarse información rectificada que no cabe en la estructura patológica y así poderla modificar eficazmente.  

Basándose en esta descripción del modelo y su perspectiva sobre un tratamiento efectivo, es lógico que en las terapias tradicionales de exposición, como la Exposición Prolongada, se insista en que los clientes narren en detalle y en secuencia sus recuerdos traumáticos, en contraste con EMDR donde esto no se hace. Se considera que esta es la única manera de asegurar que la estructura del miedo sea activada completamente ya que si al cliente se le permite “saltar” de un recuerdo a otro, o asociar otros recuerdos (como en  EMDR) se piensa  que ellos  podrían evitar aspectos clave del recuerdo y  de la estructura del miedo. Si no la activan completamente, entonces no podrán incorporar información rectificada y transformar la estructura del miedo para que ya no sea patológica.      

En resumen, las terapias tradicionales de exposición, por ejemplo, la PE, (Exposición Prolongada) insisten en que los clientes narren el trauma en voz alta detalladamente desde el principio hasta el final, para que el terapeuta pueda estar seguro que el cliente está activando completamente la estructura del miedo y sintiendo las emociones para obtener todos los beneficios del tratamiento.  Asimismo, se requiere que los clientes escuchen una grabación de la narración del trauma entre las sesiones, de nuevo esto es para asegurar la activación completa y la incorporación de la información rectificada.  El escuchar la grabación una y otra vez genera cada vez menos miedo y menos respuestas evasivas.  Sin embargo, es importante notar que muchos terapeutas modifican la terapia tradicional de exposición al empezar con recuerdos menos traumáticos, al no requerir que el cliente escuche la narración grabada, y al hacer otras cosas que disminuyen el estrés de la experiencia.

Es importante que nos hayamos concentrado en (la siguiente información solamente está disponible en inglés) EMDR y PE, dos tratamientos altamente investigados para transformar los recuerdos traumáticos.  Sin embargo, existen otros métodos que han ayudado a las personas que tienen historias de experiencias sexuales no deseadas o abusivas en la niñez.  Un componente común es la exposición a aspectos perturbadores de la memoria en un ambiente seguro y estructurado.   

De nuevo, el punto más importante es el siguiente: Existen métodos efectivos y relativamente rápidos para tratar recuerdos intensos y perturbadores.  No es necesario que la gente sufra con estos recuerdos por años.      

Tu Opinión Cuenta Ayuda a mejorar esta página.

    Observe por favor: Lamentablemente, no somos capaces de dar consejo, ofrecer asesoramiento o discutir temas personales. Sí recomendamos varios recursos, incluyendo cómo encontrar buenos terapeutas o consultores, en Conseguir Ayuda.
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.