La Vergüenza

Por lo general la vergüenza es un problema para los hombres que han tenido experiencias sexuales no deseadas en su niñez. Si usted también está luchando con sentimientos de vergüenza, no está solo.

De Que se Trata

Si usted está luchando con sentimientos de vergüenza, no está solo.

La vergüenza consiste en pensamientos y sentimientos sobre quien es usted.

Significa sentir que no se es digno del respeto o consideración positiva de los demás, sentir que merece ser juzgado y criticado, y sentirse avergonzado frente a los demás.

Igual que la culpabilidad, la vergüenza es difícil de soportar.  Esto puede hacer que sea más difícil superar los efectos negativos de las experiencias malas de la niñez.

Igual que la culpabilidad, no es malo sentir vergüenza de vez en cuando.  Hay momentos en que debemos sentirnos avergonzados e intentar recobrar el respeto y la confianza de los demás.  Sin el sentimiento de vergüenza, nos meteríamos en problemas.

Pero a la vez, el sentimiento de vergüenza puede ser un gran problema.  Puede ir más allá de lo necesario, durar demasiado tiempo, y prevenir que nos relacionemos con otros de una manera saludable.

Muchos hombres han descubierto que al utilizar las herramientas para un entendimiento y una concientización, pueden superar la vergüenza y dejarla atrás.

Esto no será una novedad para nadie: – una gran vergüenza que se ha sentido por un plazo muy largo puede convertirse en un aspecto inquebrantable de la vida de aquellos hombres que tienen historias de experiencias sexuales no deseadas o abusivas.

Usted ya sabe uno de los motivos principales del porque de esta vergüenza…

El Ser un Hombre que Ha Tenido Experiencias Sexuales no Deseadas o Abusivas

Para la mayoría de niños y hombres es vergonzoso haber tenido experiencias que están en conflicto con la supuesta forma de ser de los hombres.

  • Se supone que los varones no deben de ser dominados, mucho menos ser víctimas, especialmente en el aspecto  sexual.
  • Se supone que los varones no tienen contacto sexual con otros varones (si ese fue su  caso).
  • Se supone que los hombres no experimentan emociones vulnerables, especialmente el temor y la tristeza.
  • Se supone que los varones en especial, no se deben  sentir avergonzados.  (Esto puede crear un ciclo vicioso de ‘vergüenza sobre el sentirse avergonzado’ del cual parece imposible escapar.)

Para muchos hombres es una gran carga sentir la vergüenza de no ser ‘hombres de verdad’ debido a lo que les sucedió.  Esto afecta la forma en que se sienten y perciben a si mismos.  Los deja temerosos de como los demás los podrían ver si supieran lo que les pasó.    (A veces no pueden quitarse  la idea de que otros seguramente lo saben – aún cuando esto no sea posible – y por lo tanto no los vean como ‘hombres de verdad.’)

Puede haber otras fuentes más profundas y no reconocidas que los hagan sentir vergüenza.

Casi todos los hombres que han tenido experiencias sexuales no deseadas o abusivas en la niñez se sienten avergonzados.  Sin embargo, este sentimiento de vergüenza puede ser superado, y muchos, pero muchos hombres han logrado hacerlo.

Para muchos hombres que experimentan una gran vergüenza, hay otras fuentes más profundas y antiguas que causan dicha vergüenza.  Esta vergüenza es tan intensa que controla sus pensamientos y acciones, por ejemplo, siempre están intentando demostrar su valor como ser humano.

Fuentes de una Gran Vergüenza

Al parecer, la gran vergüenza con la que los hombres luchan está relacionada en su totalidad con las experiencias sexuales.  Sin embargo, a veces tiene que ver con una vergüenza aprendida en sus años tempranos y en sus primeras relaciones.

¿Qué queremos decir con esto?  Requiere una explicación, pero lo animamos a seguir leyendo y reflexionar sobre la relevancia que lo siguiente tiene para usted.

Durante su segundo año de vida, los niños son capaces de imaginar como los demás los perciben.  Se vuelven “auto-conscientes.”  También, empiezan a tener sentimientos de vergüenza.

Cuando una persona que es importante para un niño, expresa su desilusión en él, en vez de mostrar aceptación y gozo por su presencia, el niño experimenta vergüenza.  De repente se da una falta de conexión en la relación, y el niño, por lo menos, se sentirá menos seguro y menos apoyado.

Cuando la persona que expresa su desilusión es el  padre u otra persona importante a cargo del niño, el niño deseará terminar con la situación de desaprobación y evitar que se vuelva a repetir.  En las relaciones saludables, es lo que el niño intenta hacer una y otra vez.  De este modo aprende a sostener la aprobación y el amor de los padres y de las personas que lo cuidan, a pesar de sus errores inevitables y de su ‘mala conducta.’

Sin embargo cuando los padres y otras personas al cuidado del niño no solamente expresan su desaprobación de cosas especificas que el niño hace, y no solo ocasionalmente lo tratan con una falta de respeto y de amor, sino que repetidamente expresan una falta de amor y de apreciación y hasta le demuestran desprecio y odio, la vergüenza se convierte en una constante. La vergüenza  se convierte en algo tan abrumador que conduce a intentos extremos para huir de ella.

¿Cómo se percibe esta gran vergüenza?

  • Se percibe cuando un niño pequeño  se acerca a su padre o a su madre, lleno de orgullo, queriendo contarles algo que ha hecho, y la respuesta es ‘déjeme en paz’, o le hacen señas para que se vaya, o recibe una mirada vacía o no recibe respuesta alguna.
  • Se percibe cuando un niño  ha cometido un error o ha hecho algo incorrecto, y sus padres le dicen ‘tú eres un estúpido,’ ‘nunca vas a llegar a ser alguien,’  ‘eres un hijo terrible e ingrato,’ o lo peor, ‘desearía que estuvieras muerto.’

Cuando dichas experiencias se repiten una y otra vez, cualquier niño se sentiría en conflicto entre su necesidad de conexión y amor, y su temor de sentir la vergüenza, el rechazo, la crítica y burlas.  Cualquier niño llegaría a considerarse como una persona mala y no digna de ser amada.

Para el niño que es tratado de esta manera en su casa, la vergüenza no es un asunto de como manejar sus relaciones con la gente cuya aprobación necesita.  Más bien la vergüenza hace que él sienta que es una mala persona, que no es digna de amor, sino que merece el rechazo y el desprecio, aún el odio.

En algún momento, aún las necesidades básicas de amor y atención – tantas veces enfrentadas por el rechazo, la crítica y las burlas – se vuelven fuente de una gran vergüenza.  Una vez que esto pasa, a menos que y hasta que se encuentren relaciones cercanas de verdadero amor y sanación, la vergüenza será una compañera constante.  Influirá en todas sus relaciones y en todos sus intentos de encontrar su camino en el mundo.

Las dos caras de la vergüenza son el rechazo y el desprecio.  Ser el objeto de rechazos constantes llenos de vergüenza durante la niñez puede llevar a una persona a que tema y evite las relaciones cercanas.  El desprecio constante lleno de vergüenza puede causar en una persona mucha rabia y hostilidad por muchos años.

El rechazo y el desprecio constantes, ya sea uno o el otro, o una combinación de ambos, tienden a crear niños y hombres que temen y evitan afirmar sus necesidades de un modo sano.  Por lo tanto, los hombres que experimentaron una gran vergüenza durante su niñez enfrentan un mayor  obstáculo interno para buscar ayuda, o hasta para sentir que tienen el derecho a buscar ayuda, y eso incluye ayuda para superar su vergüenza.

Se Puede Superar la Vergüenza

Es posible superar la vergüenza, aún la vergüenza más intensa.  No es posible enfatizar este punto lo suficiente.

  • Es posible buscar una conexión genuina con la gente capaz de ofrecerla.
  • Es posible encontrar la ayuda que usted necesita para superar la vergüenza que usted siente por las experiencias sexuales, y hasta se puede superar un nivel más profundo de vergüenza creado por relaciones vergonzosas tempranas.

Muchos otros hombres lo han hecho.  Muchos otros hombres han estado asombrados y orgullosos sobre como han superado la vergüenza y han cambiado sus vidas.

Tu Opinión Cuenta Ayuda a mejorar esta página.

    Observe por favor: Lamentablemente, no somos capaces de dar consejo, ofrecer asesoramiento o discutir temas personales. Sí recomendamos varios recursos, incluyendo cómo encontrar buenos terapeutas o consultores, en Conseguir Ayuda.
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.