Atención: 
No Todo Tiene que Ver con las Experiencias Sexuales

Otras experiencias de la niñez pueden causar los mismos problemas, o empeorarlos. Usted, como la persona que es, siempre tiene muchas otras facetas.

Subestimar y Sobre estimar

Muchas veces los hombres ignoran y subestiman los efectos de las experiencias sexuales no deseadas o abusivas en sus vidas. Esto tiende a aumentar los problemas e impedir la sanación.

Pero a veces, algunos hombres se van al otro extremo, y creen que dichas experiencias son toda la causa o la causa única de sus problemas, aunque estos problemas tengan otras raíces.

Tal sobre estimación no es rara y es entendible.  Puede ocurrir cuando una persona empieza a ver conexiones entre las experiencias sexuales del pasado y las dificultades actuales en la vida.

Hay varias maneras en que los hombres típicamente sobre estiman los efectos de las experiencias sexuales dañinas y subestiman otros factores importantes que contribuyen a sus problemas y a su sufrimiento.

Además, muchos efectos pueden ser causados o empeorados por otras experiencias dañinas.

Es obvio que las experiencias sexuales dañinas pueden tener un impacto serio en la vida de una persona.  Sin embargo, si usted se concentra demasiado en los efectos de estas experiencias, es fácil pasar por alto las otras experiencias y las relaciones no deseadas, o traumáticas que han contribuido (a veces aún más) a sus problemas actuales.

Por ejemplo, si usted relata sus experiencias sexuales a otros, como a sus parejas, amigos, familiares, incluso a  terapeutas, es posible que ellos crean que esas experiencias “expliquen todo” (o casi todo) sobre los problemas que usted enfrenta.  Los medios de comunicación refuerzan este mensaje constantemente al publicar muchas historias e investigaciones sobre el abuso sexual, ignorando los efectos a largo plazo de otras experiencias dañinas o traumáticas.

Otras Experiencias de la Niñez que Pueden ser Dañinas

Las experiencias no deseadas o abusivas las sufren los niños que viven en familias y hogares que, como todos, son imperfectos.  Algunos son más imperfectos que otros.  Experiencias como las que señalamos abajo pueden tener efectos serios sobre un niño, y de hecho pueden exagerar o complicar los efectos de las experiencias sexuales dañinas

  • Los niños mayores abusan de los niños menores.
  • Un padre es comprensivo mientras que el otro es frío y cruel.
  • Los padres son abusivos física o emocionalmente entre ellos mismos.
  • Los padres o las personas al cuidado de los niños se preocupan mínimamente por ellos, o no los apoyan mucho.
  • Un hogar con un ambiente caótico e imprevisible, que nunca se siente como un lugar seguro.
  • Un niño sirve de “chivo expiatorio” que es rechazado y abusado por todos los demás.
  • Los padres fingen que todo está bien pero hay poco amor o conexión en la familia.
  • Un padre no tiene relaciones sanas con los adultos, y usa al niño para su gratificación emocional y sexual.
  • Un padre desaparece cuando está deprimido, perdido en una adicción, u hospitalizado por razones de salud mental.
  • A un niño no se le quiere y lo mandan con el padre y luego con la madre, o lo traen de casa en casa con diferentes parientes.
  • Parientes o amigos de la familia que están trastornados, que son violentos, o que explotan a otros viven en el hogar o lo visitan.
  • Los padres solteros tienen muchos novios o novias, y algunos de ellos son abusivos y violentos.

Queremos enfatizar fuertemente que muchos problemas causados por experiencias sexuales no deseadas o abusivas durante la niñez pueden ser también causados y agravados por otras experiencias dañinas, entre ellas el abuso emocional o físico, castigos severos y crueles, y negligencia emocional o física llevada a cabo por padres o por otras personas a cargo del cuidado del niño.  Una de estas experiencias o una combinación de las mismas, puede resultar en problemas en muchas áreas, entre ellas:

  • Autoestima
  • Relaciones
  • Manejo de emociones e impulsos
  • Rendimiento escolar y en el trabajo
  • Abuso y adicciones al alcohol y drogas
  • Adicciones en la conducta  (pornografía, juegos de azar, etc.)
  • Depresión

Como se nos Enseña a ser Niños y Hombres

Desde muy jóvenes, los varones aprenden a identificarse con sus emociones de manera tal que limitan su conciencia y entendimiento de ellas, especialmente las emociones “vulnerables”, por ejemplo la tristeza y la vergüenza.  Esto impide que ellos respondan sanamente a las emociones.

Esta “capacitación en la masculinidad” puede resultar en problemas emocionales y de conducta, y puede impedir la sanación de los efectos de las experiencias sexuales no deseadas o abusivas, (y otras experiencias dañinas de la niñez).

Para leer más sobre este tema, vea Como por Ser Hombre la Sanación Puede Ser Más Difícil.

Usted Siempre es Mucho Más que Esta Experiencia

Independientemente de las experiencias no deseadas o abusivas que usted sufrió en la niñez, y de  que tan serios sean los efectos de esas experiencias en su vida actual, usted siempre es mucho más que esa experiencia.

Existe un riesgo de crear, y quedarse estancado en, un punto de vista sobre sí mismo que gire en torno a su condición de “víctima” o “sobreviviente” o en alguna otra forma de definirse o etiquetarse que pueda limitarlo.

En fin, hay muchas cosas, incluyendo el educarse uno mismo y participar en terapia, que pueden ayudar a los hombres a sanarse de los efectos perjudiciales de las experiencias no deseadas o abusivas de la niñez.  Si los esfuerzos para mejorar su vida actual y crear un futuro mejor están subordinados al enfoque de ver hacia el pasado, entonces esto hará más lenta la sanación  y hasta podría prevenirla.