La Estadística de 1in6

Sí, esto es cierto, Aquí tiene la prueba.

Los investigadores han descubierto que 1 de cada 6 hombres ha tenido experiencias sexuales no deseadas o abusivas antes de cumplir los 16 años de edad.  Y probablemente este es un cálculo bajo, porque no incluye las experiencias donde no hubo  contacto físico, pero que también pueden tener efectos  negativos duraderos.

Si usted ha tenido una experiencia de esta naturaleza, o si piensa que la pudo haber tenido, no está solo.

Si se pregunta si dicha experiencia pueda estar relacionada con algunas dificultades y desafíos que tiene ahora  en su vida, no está solo.

Quienquiera que usted sea, puede ser que esté pensando algo como: “¡1 de cada 6?!  Por favor, ¿cómo puede ser? “o “¡No puede ser cierto!”  De nuevo, no está solo.  Son reacciones comunes a esta estadística, que para muchas personas es difícil creer, incluyendo los mismos hombres  que han tenido estas experiencias.

En esta página decimos brevemente pero de forma convincente, “Sí, es cierto,” y “Aquí tiene la prueba.”

Por favor, tome nota: Los investigadores utilizan el término “abuso sexual” para referirse a las experiencias en las que los niños están sometidos al contacto sexual no deseado ya sea a la fuerza, con amenazas, o en las que hay una gran diferencia de edad entre el niño y la otra persona (porque una gran diferencia de edad implica un diferencial de poder y una explotación).

Lo que las mejores investigaciones nos muestran:

  • Un estudio realizado en el 2005 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EEUU, en el que participaron los miembros de la organización de la salud (HMO por sus siglas en inglés) Kaiser Permanente en San Diego, informó que el 16% de los hombres fueron abusados sexualmente antes de cumplir los 18 años de edad.1
  • Un estudio nacional realizado en el 2003, que incluyó adultos de los EEUU, reportó que el 14.2% de los hombres fueron abusados sexualmente antes de cumplir los 18 años de edad.2
  • Un estudio realizado en 1998 que analizó las investigaciones sobre el abuso sexual de los hombres durante la niñez concluyó que el problema es “común, poco divulgado, poco reconocido y poco tratado.”3
  • Un estudio realizado en 1996 que incluyó estudiantes universitarios masculinos del área de Boston reportó que el 18% de los hombres fueron abusados sexualmente antes de cumplir  los 16 años de edad.4
  • Un estudio nacional realizado en 1990 que incluyó adultos de los EEUU, reportó que el 16% de los hombres fueron abusados sexualmente antes de cumplir los 18 años de edad. 5

Probablemente estas estadísticas están subestimadas porque:

  • Es menos probable que los hombres que tienen dichas experiencias las revelen en comparación con las mujeres que pasan por las mismas experiencias.6
  • Solamente el 16% de los hombres con historias documentadas de abuso sexual (documentadas por agencias de servicios sociales, lo que significa que fue algo muy serio) consideran que fueron abusados sexualmente.7

Los hombres que han tenido dichas experiencias presentan un mayor riesgo de tener problemas serios relacionados con la salud mental, que los hombres que no han sido abusados. Entre estos problemas están:

  • Síntomas del trastorno por estrés postraumático y de depresión.1,2,8
  • Alcoholismo y abuso de drogas.1,9
  • Pensamientos suicidas e intentos de suicidio.1,9
  • Problemas con relaciones íntimas.1,10
  • Bajo rendimiento en la escuela y en el trabajo.1,10

Piense en esto, y sobre la idea de educar a otros.

En resumen, la estadística de 1in6 está avalada por investigaciones científicas sólidas, entre ellas un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de  Enfermedades de los EEUU, y a lo mejor dicha estadística es una subestimación de la situación real.  Además, este extenso problema contribuye a muchas de las dificultades que  los hombres adultos tienen  con su salud mental, su vida personal y su trabajo.

Sin embargo, pocas personas saben que  el número de hombres que desarrollan cáncer de la próstata, el cáncer más común y la segunda causa de muertes en los hombres en este país, es igual al número de hombres que fueron abusados en su niñez.   Pocas personas saben que la cifra de 18 millones de hombres con historia de abuso sexual es cuatro veces mayor al número de hombres que padecen de cardiopatía, que es la mayor causa de muertes en los hombres.   Por favor, piense en ayudar a educar a otros al informarles sobre  esta página,  www.1in6.org/laestadística.

Referencias*

(La siguiente información solo está disponible en ingles)

Dube, S.R., Anda, R.F., Whitfield, C.L., et al. (2005). Long-term consequences of childhood sexual abuse by gender of victim. American Journal of Preventive Medicine, 28, 430-438.

Briere, J. & Elliot, D.M. (2003). Prevalence and psychological sequelae of self-reported childhood physical and sexual abuse in a general population sample of men and women. Child Abuse & Neglect, 27, 1205-1222.

Holmes, W.C., & Slap, G.B. (1998). Sexual abuse of boys: Definition, prevalence, correlates, sequelae, and management. Journal of the American Medical Association (JAMA), 280, 1855-1862.

Lisak, D., Hopper, J. & Song, P. (1996). Factors in the cycle of violence: Gender rigidity and emotional constriction. Journal of Traumatic Stress, 9, 721-743.

Finkelhor, D., Hotaling, G., Lewis, I. A., & Smith, C. (1990). Sexual abuse in a national survey of adult men and women: Prevalence, characteristics, and risk factors. Child Abuse & Neglect, 14, 19-28.

Holmes, G.R., Offen, L., & Waller, G. (1997). See no evil, hear no evil, speak no evil: Why do relatively few male victims of childhood sexual abuse receive help for abuse-related issues in adulthood? Clinical Psychology Review, 17, 69-88.

Widom, C.S. & Morris, S. (1997). Accuracy of adult recollections of childhood victimization part 2. Childhood sexual abuse. Psychological Assessment, 9, 34-46.

Widom (1999). Posttraumatic stress disorder in abused and neglected children grown up. American Journal of Psychiatry, 156, 1223-1229.

Felitti, V.J., Anda, R.F., Nordenberg, D., Williamson, D.F., Spitz, A.M., et al. (1998). Relationship of childhood abuse and household dysfunction to many of the leading causes of death in adults. American Journal of Preventive Medicine, 14, 245-258.

Lisak, D. & Luster, L. (1994). Educational, occupational and relationship histories of men who were sexually and/or physically abused as children. Journal of Traumatic Stress, 7, 507-523.

*Hay muchos más estudios.  Nuestro propósito es resumir algunas investigaciones clave publicadas en revistas acreditadas  por científicos respetados después de que su trabajo fue examinado y aprobado por colegas científicos.