Terapia para el Estrés Postraumático y Condiciones Disociativas: Que Debe Buscar en un Terapeuta y Como Escogerlo

(Reimpreso con Permiso del Instituto Sidran)

Uno de los roles principales de la Oficina de Orientación del Instituto Sidran es el de ayudar a las personas que han sido traumatizadas a que encuentren diferentes tipos de apoyo.  Generalmente, las personas buscan “tratamiento” cuando las adaptaciones de la conducta (que comúnmente se les llama “síntomas”)  típicas de un trauma incapacitan a las personas que han sobrevivido el trauma, interfiriendo con el trabajo, la vida familiar, la recreación, el sueño, la crianza de los hijos y con otros aspectos de la vida cotidiana.

Nuestra meta no es solamente ayudar a la gente a sentirse y a funcionar mejor, sino también es la de  ayudar a que los consumidores en general estén informados y se sientan con poder, particularmente los consumidores de servicios de salud mental.  Esperamos que para los que sobreviven un trauma les sea un poco más fácil  tomar acciones apropiadas y bien pensadas para mejorar sus vidas al usar  la información que proporcionamos en esta página del Internet.

Si usted se encuentra en crisis en este momento: El proceso de escoger un buen terapeuta requiere tiempo, reflexión y atención.  Si usted se encuentra en crisis en este momento o si está preocupado por que pueda suicidarse o por que  pueda dañarse a sí  mismo, o a otra persona, por favor contacte el centro de  salud mental de su comunidad, o la sala de emergencia del hospital, o una línea telefónica de emergencia. A continuación hay algunos números telefónicos de líneas de emergencia que le pueden ser útiles:

National Suicide Prevention Lifeline [Línea Nacional para la Prevención del Suicidio]:      1–800-273-TALK
National Domestic Violence/Child Abuse/Sexual Abuse [Línea Nacional sobre la Violencia Doméstica/el Abuso de Niños/el Abuso Sexual]: 1–800-799-SAFE
National Youth Crisis Hotline [Línea Nacional de Emergencia para los Jóvenes en Crisis]: 800–442-HOPE

Cuando la crisis haya pasado, este folleto le ayudará a organizarse para la tarea de buscar un terapeuta para un tratamiento continuo.

¿En Qué Consiste una Buena Terapia sobre un Trauma?  ¿Quién es un Buen Terapeuta para Tratar un Trauma? Históricamente, se ha llevado a cabo el tratamiento para la salud mental según el “modelo médico”: el paciente “enfermo” es tratado por un doctor poderoso que tiene la responsabilidad, la pericia y las herramientas para curar la enfermedad.  La tarea del paciente es ser dócil y cumplir con las órdenes del doctor.  Para algunos profesionales, este modelo sigue siendo vigente.

Sin embargo, algunos modelos de terapia han reconocido recientemente que muchas veces la angustia individual está causada o agravada por los difíciles ambientes sociales, políticos y económicos, y también por dinámicas dañinas en la familia.  Generalmente, los que sobreviven un trauma están  mejor atendidos por terapeutas que trabajan en un marco ambiental, o “modelo del trauma”.  Es más probable que ellos vean a sus clientes como expertos en sus propias vidas y como socios en la sanación.

Luego vamos a tratar las distintas disciplinas, técnicas y enfoques que sean los más apropiados para una  terapia que trate un trauma.  Basta con decir que los buenos terapeutas vienen de diferentes disciplinas, trabajan en muchos ambientes, usan varios enfoques y técnicas, y tienen una amplia gama de credenciales y experiencia.

Los mejores terapeutas tienen en común ciertos aspectos.  Vamos a empezar con una discusión sobre lo que constituye una buena terapia para tratar un trauma, y luego exploraremos como se puede encontrar.

El Dr. Bessel van der Kolk de la Universidad de Boston explica que la mayoría de las personas que sobreviven un trauma se benefician de la terapia sicodinámica individual.  “Permite la revelación del trauma, la expresión segura de emociones relacionadas con el mismo, y el restablecimiento de una relación de confianza por lo menos con una persona”

Los terapeutas se basan principalmente en su formación profesional para llevar a cabo su práctica. Pero igualmente su práctica se basa en su integridad y sus talentos personales, por ejemplo sus percepciones, sus emociones, su perspicacia, su intuición, y el grado en el que pueden oír las verdades que no se dicen. “Préstele más atención a la capacidad intelectual y emocional del terapeuta que al sistema teórico,” aconseja el Dr. Van der  Kolk a los sobrevivientes.  Pregúntese, ‘¿Me siento validado?  ¿Está el terapeuta escuchando atentamente mi historia?’

Si la validación es un criterio importante cuando uno escoge a un terapeuta, el segundo de igual importancia está aclarado por la Dra. Judith Herman, la Directora de  Formación del Programa para Víctimas de Violencia en el Hospital Cambridge en la ciudad de Cambridge, Massachusetts.  Ese criterio es que un terapeuta efectivo que trate un trauma fortalezca al sobreviviente en lugar de imponer una cura.

Aparentemente, esta formulación doble de validación y fortalecimiento es fundamental para la terapia pos-trauma.

Pasaje de Unspeakable Truths and Happy Endings: Human Cruelty and the New Trauma Therapy, [Verdades Que No Se Dicen y Finales Felices: La Crueldad Humana y la Nueva Terapia para el Trauma] por Rebecca Coffey (Sidran Institute Press, 1998), pp. 85–86.

La idea de que un terapeuta y un cliente trabajen juntos como socios, compartiendo responsabilidades y pericia es todavía una idea radical en muchos ambientes de la salud mental.  Sin embargo, para los que sobreviven un trauma, esto es en muchas maneras la clave para el éxito de la terapia.

Cuando la persona que ayuda y el cliente comparten la misma perspectiva sobre el trauma, ambos pueden colaborar.  Una perspectiva compartida permite una colaboración entre el individuo que tiene conocimientos sobre sí mismo, (el cliente) y el individuo que tiene pericia sobre el proceso de sanación (el ayudante).  El ayudante y el cliente colaboran para identificar las principales preocupaciones del sobreviviente.  Trabajan juntos para mejorar la vida del sobreviviente.  El tratamiento requiere la participación activa de ambas personas.   El modelo sobre el trauma es también un modelo para un fortalecimiento.  El ayudante tiene información útil que puede transmitir, pero no es “el experto” o “la autoridad” sobre todo lo que tiene que ver con el sobreviviente.  El cliente es un miembro importante de su propio equipo de tratamiento, y todos los del equipo deben colaborar para ayudar para que el cliente avance.

Las cuatro cosas más importantes que un terapeuta puede ofrecer a un sobreviviente son las siguientes:

  • Respeto
  • Información
  • Conexión
  • Esperanza

Con estos cuatro componentes, cualquier relación puede promover la sanación.

—Pasaje de Risking Connection®: A Training Curriculum for Working with Survivors of Abuse, [Arriesgando la Conexión: Un Currículo de Capacitación para el Trabajo con Sobrevivientes del Abuso] por K.W. Saakvitne, L.A. Pearlman, S.J. Gamble, and Beth Tabor Lev (Sidran Institute Press, 2000), p. 13.

Antes de Comenzar
Aunque puede ser difícil para muchos sobrevivientes de un trauma, este sería un buen momento para tener un chequeo médico completo, especialmente si usted no ha tenido uno en los últimos dos años. Esto es importante por tres y hasta posiblemente por cuatro razones:

  • Muchas enfermedades médicas (por ejemplo afecciones de la tiroides, diabetes, y convulsiones pueden ocultar o contribuir a condiciones de la salud mental e interferir en una evaluación y tratamiento sicológico apropiado.  Es sensato ir  primero con su médico para descartar cualquier posibilidad de que su angustia se deba a causas médicas.
  • Si al final va a concertar una cita con un siquiatra que pueda recetarle medicamentos para reducir los síntomas, por ejemplo antidepresivos, o medicamentos contra la ansiedad, el siquiatra requerirá una evaluación médica reciente y querrá consultar con su médico personal.
  • El trastorno por el estrés pos-traumático incluye síntomas tantos sicológicos como fisiológicos.  La mejor manera de proceder hacia la recuperación es atender a las necesidades médicas y emocionales de manera simultánea e integral. Lo ideal sería que su médico y su terapeuta hablaran entre sí periódicamente sobre su progreso.
  • Si usted tiene una relación de confianza con un médico familiar, un internista, o un médico de medicina general, él o ella puede ser una buena fuente de información para obtener nombres de especialistas de la salud mental en su comunidad.

Antes de iniciar el proceso de escoger un terapeuta, es importante tener un conocimiento de la gama de opciones profesionales (y hay muchas).  Es importante recordar que las credenciales no necesariamente aseguran la calidad.  Sin embargo, la preparación profesional es un buen punto de partida para evaluar a un terapeuta y si alguna vez usted tuviera una experiencia con un terapeuta que le cause daño, usted podría tener derecho a presentar una queja ante una entidad que otorga licencias o ante una asociación profesional.

Tipos de Proveedores de Servicios de Salud Mental: ¡Una Sopa de Letras!

Las palabras “terapeuta” y “consejero” son términos genéricos y no regulados.  Se usan para referirse a alguien que ofrece tratamiento y pueden ser usadas como título por cualquier persona sin requisitos de una formación específica.

En algunos estados, cualquier persona puede abrir una consulta y practicar “terapia” sin tener nada más que un diploma de un colegio, así que  hay que tener cuidado con los “terapeutas” que tengan títulos desconocidos.  A ningún terapeuta profesional le debe molestar que alguien le pregunte sobre su educación y sus antecedentes profesionales.  A lo mejor, debe evitar a las personas que no poseen por lo menos una maestría (por ejemplo M.S., M.S.W., C.S.W., M.A.).

Sicólogos
En los Estados Unidos, los Doctores de Filosofía (Ph.D), Sicología (Psy.D.) o Educación (Ed.D.) deben cumplir por lo menos cuatro años de estudios de posgrado.  Sin embargo, solamente aquellos que hayan conseguido una licencia pueden llamarse sicólogos. Los sicólogos clínicos están capacitados para evaluar un cliente, determinar el problema y responder con un tratamiento.  En la mayoría de los estados, si la persona requiere medicamentos además de la terapia, un sicólogo envía a la persona con un siquiatra para ese aspecto del tratamiento.

No obstante, no todos los sicólogos tienen experiencia como terapeutas.  Algunos se especializan en investigaciones estadísticas o sicología industrial, y tienen poca experiencia tratando a la gente.  Además, no dé por sentado que un Ph.D. siempre indica que alguien sea un sicólogo.  Muchas personas han obtenido su Ph.D. en disciplinas académicas no relacionadas a la sicología y deciden practicar la terapia sin estar capacitados clínicamente o sin tener una licencia.

Trabajadores Sociales
Generalmente, los Trabajadores Sociales Clínicos (CSW) han conseguido por lo menos una maestría (dos años de estudios posgrados) y algunos tienen doctorados.  Las credenciales de los trabajadores sociales clínicos varían de estado a estado, pero a continuación están las más comunes:

  • B.S.W. (Bachillerato en Trabajo Social)
  • M.S.W. (Maestría en Trabajo Social)
  • A.C.S.W. (Academia de Trabajadores Sociales Certificados)
  • D.C.S.W. (Diplomado de Trabajo Social Clínico).

Aunque hay excepciones, la mayoría de trabajadores sociales clínicos con licencia tienen la letra “L” al inicio de su título (por ejemplo, L.C.S.W.).

Terapeutas de Parejas y Familias y Consejeros Profesionales
A veces los terapeutas de parejas y familias (LMFT) y consejeros profesionales (LPC) tienen dos años de estudios de posgrado y han obtenido por lo menos una maestría, por ejemplo:

  • M.A. (Maestría en Artes)
  • M.S. (Maestría en Ciencia)
  • M.Ed. (Maestría en Educación).

Los terapeutas de parejas y familias han recibido una capacitación adicional especializada en el campo de la terapia familiar.

Típicamente los consejeros profesionales son especialistas en el campo del abuso de drogas y alcohol, C.A.C. I, II, o III (Consejeros Certificados en Adicciones), y han recibido una capacitación general en el campo de la sicología y la consejería.  Un consejero puede tener o no una maestría.  Los consejeros están capacitados para dar terapia de apoyo.  Generalmente se enfocan en problemas de conducta no clasificados como enfermedades mentales.  Generalmente la consejería es menos intensiva que la sicoterapia.

Otros Tipos de Profesionales
Muchos otros tipos de profesionales proveen servicios de salud mental en consultorios privados o en agencias.   

Consejeros Pastorales
son clérigos  que tienen una de las siguientes credenciales

  • M.Div. (Maestría en Divinidad)
  • Th.D. (Doctorado en Teología)

Y tienen un título de un seminario o de un colegio rabínico con una capacitación adicional en terapia.

Enfermeras especializadas en siquiatría y enfermeras de práctica componen un creciente segmento de profesionales de la salud mental que ofrecen tratamiento.  Ellas muestran las siguientes credenciales

  • R.N. (Enfermera Titulada)
  • R.N.P. (Enfermera de Práctica Titulada
  • M.S.N. (Maestría en la Ciencia de la Enfermería).

Una Enfermera Especializada en Siquiatría es una enfermera titulada con una maestría, que ha sido capacitada en la sicoterapia individual, de grupo, y/o de familia.

Siquiatras son médicos (M.D.s), que han obtenido un título en medicina como cualquier otro médico, y luego cumplen con una especialidad de cuatro años de estudios en siquiatría.  Los honorarios de los siquiatras probablemente son los más altos de todos los proveedores de servicios de salud mental.  En estos tiempos de la administración de la atención medica, es raro que los siquiátricos ofrezcan sicoterapia.  Generalmente, una persona que tiene una afección por un trauma no tiene que asistir a un siquiatra como su terapeuta principal. No obstante, para aquellos que tienen condiciones médicas complejas o condiciones de salud mental y médicas que ocurren al mismo tiempo, un siquiatra tiene la ventaja de ser un doctor especializado.  Muchas veces los siquiatras trabajan con otros sicoterapeutas sin estudios de medicina, para los servicios de prescripción de recetas y manejo de medicamentos cuando éstos sean necesarios.

El término sicoanalista se refiere a cualquier terapeuta especializado en un enfoque Freudiano o en un estilo sicodinámico de análisis, o que ofrece consultas siguiendo este enfoque.

Un hipnoterapeuta se refiere a alguien capacitado en la hipnosis  o que ofrece consultas utilizándola.

En el programa de los doce pasos, un padrino/madrina mentor puede proveer apoyo para los que buscan ayuda, pero no puede reemplazar a un sicoterapeuta.

Una encuesta de lectores de la revista Consumer Reports que se realizó en 1997 muestra que generalmente la gente considera que los sicólogos, trabajadores sociales clínicos y siquiatras tienen la misma efectividad.  Los consejeros matrimoniales  fueron calificados, de una manera significativa como los peores, según la medida de los pacientes con respecto a su propio progreso.

En general, los terapeutas más eficaces son:

  • genuinos,
  • dispuestos a compartir información sobre ellos mismos cuando sea eficaz y apropiado,
  • los que respetan y tienen muy buena opinión sobre sus clientes,
  • calurosos y empáticos,
  • receptivos y esperanzados,
  • los que tienen límites firmes pero no son dominantes.

Además, los terapeutas eficaces tienen

  • una variedad de habilidades clínicas para tratar las necesidades específicas de cada cliente;
  • un entendimiento de la desigualdad de poder que existe en la terapia y la disposición  para trabajar hacia el fortalecimiento del cliente;
  • un punto de vista de que el cliente es un experto sobre su propia vida y un socio activo en la terapia;
  • conocimiento de sus propios prejuicios y los límites de sus habilidades, así como  la voluntad de referirlo a otros profesionales si es necesario.

Los consumidores de servicios de salud mental han aportado a la siguiente lista otras cosas que hay que buscar en un terapeuta:

  • Encuentre a un terapeuta con quien se pueda sentir cómodo.  La terapia no es un proceso fácil y su terapeuta no está ahí para ser su amigo.
  • Encuentre a un terapeuta que lo respete y que también respete su individualidad y sus opiniones.
  • Encuentre a un terapeuta que no se altere si usted no está de acuerdo con algo que él dice, sino más bien lo anime a expresarse cuando no esté de acuerdo.
  • Encuentre a un terapeuta que nunca minimice sus experiencias y siempre respete sus emociones.
  • Encuentre a un terapeuta que no lo obligue a hablar sobre temas que usted no se sienta listo a tratar.
  • Encuentre a un terapeuta que no pase tiempo hablando sobre sus propios problemas.  Estas sesiones son para usted, no para su terapeuta.
  • Encuentre a un terapeuta que no busque ni una amistad, ni una relación sexual aparte de sus sesiones de consejería.
  • Encuentre a un terapeuta que esté completamente dispuesto a discutir problemas que puedan surgir entre ustedes dos en su relación terapeuta/cliente.
  • Encuentre a un terapeuta que pueda enseñarle una forma nueva y sana para hacerle frente a las cosas.
  • Encuentre a un terapeuta que nunca lo haga sentir como si usted fuera un fracaso o que lo haga creer que usted lo ha decepcionado por cometer un error o sufrir una recaída.

Los Objetivos de la Terapia para Tratar el Trauma

Generalmente, la sicoterapia efectiva para personas que han sobrevivido un trauma ayuda al sobreviviente a mantener su seguridad, manejar los síntomas y procesar la(s) experiencia(s) traumática(s).  Las técnicas que se usan varían, sin embargo, las metas principales de la sicoterapia para sobrevivientes de un trauma son:

  • Examinar el rol de la experiencia traumática en el contexto de la vida actual y pasada de la persona
  • Dar significado a esa experiencia
  • Aprender las destrezas para manejar los síntomas y desarrollar otras maneras de hacerles frente
  • Construir o reconstruir la capacidad de confiar en otras personas dentro de una relación para ver el mundo como un lugar cada vez más tolerable en el que usted puede funcionar

Ha habido mucha controversia sobre la terapia que se centra en los recuerdos  de traumas  pasados.   La naturaleza del estrés traumático es la de distorsionar la memoria de varias maneras (recordando mucho  sobre las experiencias traumáticas o recordando poco, o en algunos casos, ambas cosas).  Por lo tanto, las discusiones terapéuticas sobre el significado de los eventos del pasado son importantes.  No es necesario usar técnicas especiales para descubrir los recuerdos ocultos de violencia o abuso.  Al tratar los problemas en la vida cotidiana, la oportunidad de hablar sobre hechos del pasado y la capacidad de recordarlos se desarrollarán en forma natural en la terapia.

Tipos de Terapia
Hay muchos enfoques para dar una terapia, y la mayoría de los buenos terapeutas están capacitados en varios de ellos,  y los usan combinadamente. Los enfoques pueden ser a corto o a largo plazo y pueden concentrarse en el pasado o en el presente, pero todos deben de orientarse a aliviar la angustia y a ayudar a los clientes para que aprendan  como pueden adquirir estrategias más eficaces para hacerle frente a su situación.        
El enfoque sicodinámico busca ayudar al cliente a descubrir tanto las raíces del problema en el pasado, como los efectos en la vida actual de la persona.  Un enfoque en la conducta trata de cambiar la conducta con poco énfasis en los sucesos del pasado.  El enfoque cognitivo intenta cambiar el modo de pensar del cliente, y un enfoque de sistemas de la familia busca cambiar  patrones de conducta que no funcionan en las familias.

Los formatos para la terapia son individual (uno a uno), de pareja (matrimonial), de familia y de grupo.  Algunos terapeutas usan una combinación de estos formatos.

Hoy en día, muchos terapeutas usan la palabra ecléctico para describir su trabajo.  Eso quiere decir que incorporan una gama amplia de enfoques para satisfacer mejor las necesidades de cada cliente.  Las investigaciones indican que frecuentemente la calidad de la relación terapéutica es más importante que los métodos empleados.  En la terapia para el estrés traumático, esta relación es aún más importante, porque muchas veces la reconstrucción de la confianza interpersonal es un objetivo clave del tratamiento.  Lo más importante es que recuerde que sus necesidades son primordiales.  Escoja a un terapeuta cuyo enfoque parezca el más apropiado para usted.

Remisión a Otros Servicios
Puede empezar el proceso de obtener remisiones.  RECUERDE: cuando escoge un terapeuta, usted es el consumidor de un servicio, y tiene el derecho de investigar varias posibilidades.

Su médico de familia puede enviarlo a un terapeuta, aunque es posible que los médicos no conozcan a los terapeutas que se especializan en el trabajo con sobrevivientes de un trauma.  El Instituto Sidran tiene una lista de terapeutas de todas partes del mundo que se han comprometido a satisfacer las necesidades de los sobrevivientes de un trauma.  Con mucho gusto podemos   proporcionarle los nombres de los terapeutas en su área y usted puede escoger a uno de ellos.  Además, hay agencias que tienen listas de nombres de terapeutas o centros de recursos para las mujeres que pueden ayudarle en su búsqueda.  Algunas compañías de seguros requieren que escoja de una lista de terapeutas aprobados de antemano en su área.

También puede solicitar recomendaciones de personas que usted conoce y que han recibido terapia.  Es posible que un terapeuta que encaje bien con otra persona no sea el terapeuta idóneo para usted, pero alguien en quien usted confía y que ha trabajado con una terapeuta en particular puede compartir información muy útil.

Una vez que usted haya investigado este asunto, haga una lista de dos o tres terapeutas de los cuales usted podrá hacer una selección.

La Entrevista
Cuando usted entreviste a un posible terapeuta, tenga en mente sus necesidades y sus metas para la terapia, así como las cualidades particulares de un terapeuta que sean importantes para usted.  Muchas veces se habla de la necesidad de encontrar a alguien que coincide con usted cuando selecciona a un terapeuta, y sí es importante sentirse cómodo con la persona que seleccione.  Aunque su objetivo no es desarrollar una amistad con un terapeuta, van a pasar mucho tiempo juntos, y usted necesita sentirse lo suficientemente cómodo para poder hablar sobre  sentimientos y pensamientos sensibles y confidenciales.   A continuación hay una lista de preguntas que puede ayudarle cuando entreviste a los proveedores de servicios para determinar cual de ellos cubre mejor sus necesidades. Puede ser útil que usted lleve consigo esta lista a las entrevistas, junto con un bloc de papel para anotar la información relevante.  Haga clic aquí para conseguir una versión de esta lista en formato PDF que puede imprimir  NEEDS HYPERLINK TO PRINT FOLLOWING LIST.

Preguntas:

  1. ¿Cuáles son sus credenciales?
  2. ¿Cuáles son sus especialidades?
  3. ¿A cuáles organizaciones profesionales pertenece?
  4. ¿Por cuánto tiempo ha estado dando terapia?
  5. ¿Qué experiencia tiene tratando condiciones causadas por el estrés traumático?
  6. ¿Qué enfoque usa para tratar las condiciones causadas por el estrés traumático?
  7. ¿Cuánto cobra usted?
  8. ¿Acepta usted pagos de compañías de seguros? Si la respuesta es sí, ¿qué tipos de seguro acepta usted?
  9. ¿Usted tiene una escala móvil para sus honorarios?  Si la respuesta es sí, ¿cómo se determina la cantidad?
  10. ¿Usted manda facturas o  espera que se le pague al final de la sesión?
  11. ¿Qué hace usted para proteger la confidencialidad de los clientes? Aparte de usted, ¿quién tendrá acceso a los archivos sobre mi caso?
  12. ¿Cuánto tiempo dura cada sesión?  ¿Existen excepciones a esta política?
  13. ¿Ha puesto alguna persona una queja formal en contra suya alguna vez?
  14. ¿Ha sido usted censurado por una organización profesional alguna vez?
  15. Si yo tuviera una crisis, ¿sería posible comunicarme con usted?  ¿Cómo maneja usted las crisis?
  16. ¿Cuál  es su política con respecto a las sesiones a las que yo no asista?
  17. ¿Cuál es su política con respecto al contacto físico con sus clientes?
  18. ¿Cuál es su política sobre el contacto fuera de las sesiones?
  19. ¿Tiene a alguien que lo cubra durante sus vacaciones?
  20. ¿Qué pasa si uno de nosotros decide poner fin a la terapia sin que el otro esté de acuerdo?
  21. ¿Usted cree que me pueda ayudar?
  22. ¿Hay algo más que yo deba saber sobre sus servicios que no haya preguntado?

Mis impresiones — marque todas las que sean relevantes.

  • Me sentí seguro y relativamente cómodo
  • Sentí que la persona me entendió y que me tomó en serio
  • Me trató respetuosamente
  • Nos pusimos de acuerdo sobre la naturaleza del problema
  • Me parece que nos podemos llevar bien
  • Contestó mis preguntas adecuadamente
  • Hablamos sobre mis metas para el tratamiento
  • Esta persona está calificada clínicamente
  • Puedo pagar el tratamiento
  • Puedo llegar al lugar relativamente fácilmente

Mi impresión general:

  • Buena
  • Aceptable
  • Pobre

No se le olvide (o no evite) hablar sobre el dinero.   Antes de comenzar la terapia necesita saber como va a pagar  el tratamiento.  Los terapeutas aceptan varias formas de seguro – seguro privado, Medicare, o asistencia médica del estado.  Otros ofrecerán un plan de pagos o usan una escala móvil que se basa en lo que el cliente pueda pagar.  Rara vez un terapeuta ofrece trabajar “pro bono” (que quiere decir tratar uno o varios clientes sin cobrar).  Esto puede parecer atractivo, pero no es buena idea, y en algunos casos puede ser poco ético.  Esta dinámica refuerza la desigualdad de poder inherente en la relación terapéutica y el cliente puede sentir que el estar en “deuda” interfiere con la terapia.

Después del primer encuentro con un posible terapeuta, tendrá que hacerse unas preguntas:

  • ¿Se sintió cómodo y capaz de empezar a hablar sobre sus problemas?
  • ¿Le pareció que el terapeuta entendió lo que usted estaba contando?
  • ¿Consideró que sus preocupaciones fueron tomadas en serio y que estaba siendo tratado con respecto?
  • ¿En general, estaban ustedes dos de acuerdo sobre la naturaleza del problema y sus expectativas para la terapia?
  • ¿Se sintió satisfecho con las respuestas que el terapeuta dio a sus preguntas?
  • ¿Consideró que usted podría llegar a confiar y trabajar con esta persona?

Preste atención a su intuición; escoger a un terapeuta apropiado requiere que usted confíe en sus propios pensamientos y sentimientos.  Recuerde que usted es el consumidor de un servicio y es su derecho seleccionar al terapeuta que mejor satisfaga sus necesidades.

Hacer un Balance
En el transcurso de la terapia, tendrá que tener en mente que su esfuerzo es productivo y que sigue siendo útil.  En las relaciones terapéuticas que funcionan, el cliente siente que el terapeuta lo entiende y lo apoya.  Aunque la terapia no es siempre una experiencia cómoda, debe haber un sentido de confianza y calor humano.

Si usted no se siente respetado, valorado o entendido, o si su experiencia es minimizada o distorsionada, puede ser una señal que la terapia no sirve. Si usted tiene la impresión de que algo anda mal con la terapia, o si se molesta o se enoja con su terapeuta, hable sobre esto en la sesión.  Si el terapeuta no toma en cuenta sus sentimientos o si responde de manera defensiva, usted puede optar por cambiar a otro terapeuta más respetuoso.

Si usted trabaja con un buen terapeuta, empezará a reconocer y entender mejor sus emociones, pensamientos, y conductas.  Además, empezará a desarrollar estrategias nuevas y más efectivas para hacerle frente a sus problemas, y reconocerá los cambios y una satisfacción mayor en su vida.  Con el tiempo, empezará a sentirse cada vez más independiente y capaz de usar las habilidades y conocimientos que está aprendiendo en la terapia para resolver sus propios problemas.

Tu Opinión Cuenta Ayuda a mejorar esta página.

    Observe por favor: Lamentablemente, no somos capaces de dar consejo, ofrecer asesoramiento o discutir temas personales. Sí recomendamos varios recursos, incluyendo cómo encontrar buenos terapeutas o consultores, en Conseguir Ayuda.
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.