Conseguir Ayuda

Muchas opciones…cuando se sienta listo y a su propio ritmo.

Hay ayuda disponible.  Ayuda de verdad que le sirve a usted.

De eso se trata esta sección

¿Está usted confundido?
Nosotros entendemos.
A continuación, ofrecemos algunos consejos.

Primero, nos concentramos en la ayuda inmediata, en vivo.

En seguida esta página ofrece consejos a cerca de como usted puede reflexionar sobre sus opciones, y cuando se sienta listo, lo anima  a buscar la ayuda que lo haga sentirse más cómodo y que le sea más útil.

Cuando esté considerando las opciones y cuando busque ayuda hay enlaces para ver mas información valiosa al lado izquierdo.

Conseguir Ayuda Ahora

Si usted o alguien que usted conoce está  en crisis y necesita ayuda inmediata, puede llamar a la línea nacional de abuso sexual: 1–800-6564673. Sin embargo, por favor ten en cuenta que este número automáticamente ruta su llamada a un centro en su área, que puede o no puede tener alguien disponible que habla español.

Si se encuentra en peligro inminente de hacerse daño a usted mismo o de que otra persona le haga daño, le recomendamos que marque el  911 en su teléfono o que vaya a la sala de emergencia del hospital más cercano.

Reflexionar Sobre las Prioridades y Opciones

Afortunadamente, hay muchas opciones para encontrar ayuda.  A la vez, tenemos que admitir que en muchas partes de los Estados Unidos, y del resto del mundo, todavía es un desafío encontrar personas en su comunidad que realmente entienden este tema y sepan como ayudar a los hombres.

Cuando usted reflexiona sobre las opciones para encontrar ayuda, es probable que tenga estas cuatro preguntas:

  1. ¿En qué necesita ayuda primero?
  2. ¿Qué tipo de ayuda está disponible para mí?
  3. ¿Me siento, o me podría sentir cómodo haciendo eso?
  4. ¿Cuánto me va a costar?

¿Dónde debe concentrar sus esfuerzos primero? ¿Buscar a alguien que tenga experiencia trabajando con hombres que han tenido experiencias sexuales dañinas en su niñez?  ¿Sentirme menos deprimido?  ¿Reducir el impacto de los recuerdos sobre lo que pasó?  Si usted tiene una adicción que le está causando problemas en su vida, ¿debe concentrarse en eso primero?  ¿Qué pasa si usted está amenazando o abusando a otras personas, por ejemplo a una pareja, o a sus hijos?

No es tan obvio en donde debe concentrarse primero.  Puede ser que algunas cosas parezcan “demasiado privadas” o vergonzosas para pensar en ellas ahora, y mucho menos en buscar ayuda. Algunos problemas pueden estar ocasionándole  graves trastornos en su vida, y usted sabe que no tiene sentido empezar con algo diferente.  Puede ser que alguien importante en su vida esté diciéndole, “Si usted no trata _____, entonces nuestra relación se va a terminar.”

Si usted se siente confundido y no está seguro, ni siquiera de como empezar a pensar sobre conseguir ayuda, no está solo.  Nosotros entendemos.  Comoquiera que se sienta, con claridad o confusión, nuestra meta es ofrecerle algunos recursos y consejos para aumentar la claridad y ayudarle a reflexionar sobre sus opciones y a tomar algunas decisiones cuando se sienta listo y a su propio ritmo.

Para comenzar, pensemos en dos opciones distintas, leer los sitios del Internet y estar en terapia…

  • Ahora hay mucha información disponible y gratis en el Internet.  Pero es posible que el leer mucha información solo lo haga sentirse muy incómodo, hasta inseguro, sin otra persona presente que pueda ayudarle a reflexionar sobre los pensamientos, los recuerdos y las emociones que estén provocando la lectura.  Podría ser una ‘sobrecarga de información.’  La lectura podría dejarlo más confundido y con menos esperanzas que antes.   ¿Qué pasa con el lenguaje de la lectura?  Es posible que al leer los sitios del Internet, que usan palabras como “el abuso’ y ‘sobreviviente,’ usted se sienta alienado con deseos de voltear hacia otro lado y de nuevo reprimirlo todo.
  • Considere la terapia.  Es algo completamente distinto a leer una página web en el Internet.  Por un lado, quizás usted finalmente pueda hablar con alguien que entienda lo que está enfrentando, que no lo juzgue o no lo haga avergonzarse, que le puede ayudar a lograr las metas que tiene en su vida.  Por otro lado, quizás usted se preocupe de que sería “demasiado” hablar de dichas experiencias con alguien desconocido.  (¿Me sentiría avergonzado?  ¿Podría explotar emocionalmente?  ¿Esa persona merece mi confianza? ¿Tendría la capacidad de ayudarme?)  ¿O quizás le parezca que reunirse con un terapeuta cada semana, o cada dos semanas por 45 minutos o una hora no sería suficiente?  ¿Y lo podría pagar al menos hasta que usted obtuviera resultados positivos?

Usted verá que para cualquier hombre que tiene interés en conseguir ayuda hay varias opciones, desde leer una página web en el Internet hasta entrar en una terapia.  Hay muchas opciones para la terapia o consejería (a corto o largo plazo, concentrarse en los problemas actuales o “procesar” recuerdos  traumáticos, etc.)

Por supuesto, algunos de ustedes tendrán más opciones que otros.  Depende de donde vivan, el idioma que hablen, y la cantidad de dinero que tengan disponible.

Hacer Contacto

Cualquiera que sea su situación, sugerimos que en un momento dado, involucre a otra persona que tenga suficiente conocimiento y experiencia para ayudarle a reflexionar sobre sus prioridades y opciones.

  • Puede ser una sola llamada a una línea de emergencia o de ayuda, una conversación en línea, un intercambio breve en un tablón de conversación en el Internet, o una reunión con un terapeuta o consejero (sin sentirse obligado a ir otra vez).
  • Usted no tiene que hablar sobre temas que no se sienta listo para discutir, o revelar algo que no se sienta cómodo revelando.
  • La idea es simple pero poderosa.  Hacer contacto con una persona real, alguien que le pueda ayudar a reflexionar sobre sus opciones y tomar buenas decisiones.
  • Si usted lo intenta y la primera persona que contacta no le ayuda, no se dé por vencido.  Intente de nuevo cuando se sienta listo, después de que haya investigado un poco más.